5to encuentro – Vida Cotidiana, Reproducción Social

Comenzamos compartiendo, en ronda y a voluntad, algún hecho de nuestra infancia “que nos haya marcado”, que haya sido significativo para mas adelante en su vida.

Así, compartimos diferentes momentos, y surgieron frases como (por ejemplo):

  • “nunca habe de nada, ahora hablo de todo”
  • “yo lo modifiqué, pero mi hermano no”
  • “exijo cosas que no hice, me siento contradictoria”
  • “quiero una familia normal”

Entonces tratamos de visualizar cuales son los elementos en común en todos los relatos. Salieron los siguientes puntos:

  • hay muchas “costumbres”, entendidas como normas no escritas, que siguen vigentes, y/o algunos pierden o cambian
  • uno repite  hábitos, o hace lo contrario
  • hay experiencias “fuertes” que nos cambian
  • uno aprende y enseña valores
  • hay un proceso de resignificación, donde juegan los recuerdos y la proyección que hace cada uno

Surgió también la cuestión de si son procesos conscientes o no, y como incide el contexto social, la “estructura social” en los mismos,para lo cual retomamos el concepto de espacio microsocial, para entender la relación con el todo social.

Tratamos de analizar mejor lo que pasa en lo cotidiano de todos los días, y vimos que en ese espacio es donde se reproduce día a día la sociedad, donde se construyen y transmiten los valores y una cierta “idea de lo que es normal y  lo que no”.  Retomamos entonces el concepto de Vida Cotidiana, tal como lo plantea  Agnes Heller.

Aclaramos que por vida cotidiana no solo refería a lo rutinario del día a día, sinó las formas en que cada uno organiza su entorno y su vida, la manera en que se llevan adelante las relaciones con los otros, y (uno de los puntos mas importantes) la forma en que se concretiza lo social en la vida de cada persona. En otras palabras, las ” formas singulares de los hechos sociales”.

Reflexionábamos sobre el doble aspecto de la vida cotidiana en la familia, la función que asume (no de modo explicito, pero no por ello menos efectivo, retomando lo de consciente o inconsciente) de reproducción social, y a la vez el espacio de libertad para construir lo nuevo, el espacio de instituir nuevas pautas, costumbres, hábitos, formas, etc. En palabras de Psicología Social, el aspecto instituido y el instituyente de la vida cotidiana.

Agregámos que en el espacio de lo cotidiano es donde se construye lo “normal”, osea qué cuestiones una persona va a considerar normal y cuales “anormales” en una sociedad determinada. Esa es la función de reproducción de lo simbólico / ideológico.

Por otro lado, la vida cotidiana es el ámbito de la reproducción del hombre histórico concreto, de la parte material y concreta. Es donde se adquieren y aprenden los recursos, hábitos, usos, lenguajes, sabores, etc. para sobrevivir en un mundo concreto.

Para leer les dí el capitulo 1 del libro”La mujer y la profesión de Asistente Social” de Estela Grassi, de la pagina 9 a la 32 (subí el libro entero para el que lo quiera ver).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: