4to encuentro – 12 de mayo – Formas Familiares

En el 1er momento del encuentro, trabajo en grupos en base a las siguientes historias:

Algunas historias, ¿algunas familias?

Los Perez’

 La trabajadora social del colegio estaba desesperada. Los hermanos Perez no concurrían al colegio desde hace dos semanas. Algunas vecinas le habían contado que Pocho, el mas grande, se lo solía ver en la esquina, con sus 10 años mezclado con los chicos mas grandes, “los de la esquina”.

Tres veces citó a la madre, que no vino con la excusa de que no podía faltar al trabajo. Las vecinas dicen que trabaja en la prostitución y se la pasa durmiendo de día. Del padre no se saben noticias. La abuela, que los cuida cuando no sale a vender casa por casa, las veces que apareció por el colegio manifestó que con el Pocho ella “no puede manejarlo”.

Luego de varios intentos frustrados, la TS decide interponer una acción judicial por abandono de persona (“había que ver los piojos y la mugre con la que concurrían al colegio…”)

El Juez, luego de analizar el tema, decide internar a los 3 hermanos en un hogar, y sacarle la tenencia a la madre, por abandono.

La Mariela”

La Mariela es la hermana mas chica de tres, que quedaron solas cuando la mamá murió de Sida el año pasado. El padre había muerto en un tiroteo hace tres años.

Mariela dejó el colegio y las otras hermanas la echaron de la casa, por lo que vive en situación de calle desde hace tres meses, “parando” en la ranchada de la esquina de los monoblocks.

La trabajadora social de la salita de salud la invita a tomar unos mates cada vez que aparece por el espacio de juegoteca, donde cuando juega no parece de 14 años, sino de 8. Luego de hablar con la referenta de un comedor donde funciona un plan de alfabetización, logran que Mariela sea aceptada como alumna transitoria.

Además, la TS estuvo contactando a varios vecinos. A los que son referentes comunitarios de salud, unos para que vayan viendo como ayudarla con esas cuestiones.

A los de otro comedor, para que la dejen retirar “el taper”, ya que por “problemas de conducta” la habían echado de varios comedores.

Entre el cura y la TS, se reúnen cada tanto con algunos de estos referentes para ver de que formas y con que estrategias pueden seguir acompañándola.

El Fede”

Fede se quedó sin mamá cuando tenía 11 años. El papá estaba preso y el se fue a vivir con sus 2 hermanos a lo de la abuela. Para conseguir unos mangos salía a cartonear con algunos amigos. Cuando tenía 15, el papá salió de la carcel y se fue a vivir con el. Disfrutó mucho de eso, pero al año, al papá lo matan. Ahí Fede empezó a consumir base mas a menudo, y pasó de la casa de una tía a la de otra tía, hasta volver a lo de su abuela, de donde tambien se fué antes que lo echen.

Me cansó, me cansé del carro”, comentó el Fede como introducción a contar que había cambiado la pasta base por la cocaína, como forma de “aguantar”. Aguantar las noches empujando el carro, aguantar el frío y aguantar la vida que le hizo guerra. Ahora, sin mas dinero que el que consigue de “arrebatos”, volvía al paco.

La ranchada del puente lo recibió, y el carro quedó solo y abandonado. El día que cumplió 18, decidió “descolgarse” y convence a un hermanastro para que lo lleve a internar a una granja.

Las consignas para trabajar en grupos fueron, para cada situación:

  1. ¿existe una familia o no?
  2. ¿cuál sería y porqué?

 Para la primera situación, todos los grupos acordaron en que a pesar que vivan en un hogar, la madre con los hermanitos conforma una familia.

En la segunda situación, si bien también acordaron en que podemos afirmar que hay familia, hubo diferentes enfoques al respecto. Un grupo afirmó que la familia era la ranchada, como grupo de pertenencia, donde tiene sus vínculos, y funciona como grupo de contención (hay que sumar al cura y la TS como periféricos a esa familia). Se basaban en que era la familia que ella eligió.

Otro grupo afirmó que los hermanos forman parte de esa familia, mas allá de los vínculos, que quizás (y lo mas probable) es que haya que trabajar sobre ellos, pero no hay que dejar de lado que es su familia.

Surgieron varios cuestionamientos, en cuanto a que a veces hay lazos sanguíneos pero no hay pertenencia. También sobre que la ley a veces busca al familiar mas cercano, y la pregunta fue ¿hasta donde es correcto eso?.

Con la tercera situación, quedó claro que la familia sanguínea no lo puede contener, y que los hermanastros a los que recurre pueden ser un posible vínculo a trabajar.

Como conclusión, decíamos que mas que manejar un concepto de familia, existen otros conceptos que nos piden aportar mas elementos para poder pensar las situaciones. Uno es el concepto de Formas Familiares que plantea Ricardo Cicerchia, y el otro es tomar la propuesta de Carlos Eroles de hablar de núcleo familiar conviviente.

Los textos que quedaron para profundizar lo que trabajamos, son:

  • “Alianzas, redes y estrategias. El  encanto y la crisis de las formas familares” de Ricardo Cicerchia
  • Y un capítulo del libro “Familia y Trabajo Social” de  Carlos Eroles

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: