6 encuentro – Abordando el concepto de “Formas familiares”

En funcion de lo que habiamos trabajado los encuentros anteriores, analizamos en grupos las siguientes historias:

Algunas historias, ¿algunas familias?

‘Los Perez’

La trabajadora social del colegio estaba desesperada. Los hermanos Perez no concurrían al colegio desde hace dos semanas. Algunas vecinas le habían contado que Pocho, el mas grande, se lo solía ver en la esquina, con sus 10 años mezclado con los chicos mas grandes, “los de la esquina”.

Tres veces citó a la madre, que no vino con la excusa de que no podía faltar al trabajo. Las vecinas dicen que trabaja en la prostitución y se la pasa durmiendo de día. Del padre no se saben noticias. La abuela, que los cuida cuando no sale a vender casa por casa, las veces que apareció por el colegio manifestó que con el Pocho ella “no puede manejarlo”.

Luego de varios intentos frustrados, la TS decide interponer una acción judicial por abandono de persona (“había que ver los piojos y la mugre con la que concurrían al colegio…”)

El Juez, luego de analizar el tema, decide internar a los 3 hermanos en un hogar, y sacarle la tenencia a la madre, por abandono.

“La Mariela”

La Mariela es la hermana mas chica de tres, que quedaron solas cuando la mamá murió de Sida el año pasado. El padre había muerto en un tiroteo hace tres años.

Mariela dejó el colegio y las otras hermanas la echaron de la casa, por lo que vive en situación de calle desde hace tres meses, “parando” en la ranchada de la esquina de los monoblocks.

La trabajadora social de la salita de salud la invita a tomar unos mates cada vez que aparece por el espacio de juegoteca, donde cuando juega no parece de 14 años, sino de 8. Luego de hablar con la referenta de un comedor donde funciona un plan de alfabetización, logran que Mariela sea aceptada como alumna transitoria.

Además, la TS estuvo contactando a varios vecinos. A los que son referentes comunitarios de salud, unos para que vayan viendo como ayudarla con esas cuestiones.

A los de otro comedor, para que la dejen retirar “el taper”, ya que por “problemas de conducta” la habían echado de varios comedores.

Entre el cura y la TS, se reúnen cada tanto con algunos de estos referentes para ver de que formas y con que estrategias pueden seguir acompañándola.

“Los García”

Adela se quedó sin trabajo cuando cerró la fábrica. Encima, por problemas de violencia familiar, tuvo que “escaparse” de su casa con sus tres hijos el año pasado. Gracias al curita nuevo, que le consiguió una casilla, ahora vive en la otra punta del barrio.

La gente de Cáritas le lleva todas las semanas el bolsón, gracias al cual pueden comer todos los días, y cuando sobra lo vende para comprar otras cosas, siempre sin que se enteren las señora asistente social de caritas, porque sino se queda sin bolsón. Eso se lo había dejado bien en claro cuando vino a hacerle el informe socioambiental.

Además, le dijo que “si todo iba bien”, ella le iba a tramitar el subsidio, con lo cual iba a tener unos ingresos mas. Pero que ella a cambio tenía que asegurar que sus hijos concurran a la escuela y además estudien

Luego de unos meses, se juntó con Roberto, que se vino a vivir a la casilla con su hijita de cuatro años. No sabe si comentarle su nueva situación al curita o a la TS por como lo puedan tomar.

La consigna fue:

En cada situación:  ¿existe una familia o no? ¿cuál sería y porqué?

En la primera deciamos que sí, algunos la calificaron de “desmembrada, rota, defragmentada”. Entonces analizábamos que uno define con esas palabras en base a un modelo “sano, integrado”, y veíamos como se nos juega los conceptos mas tradicionales, a pesar de no estar tan de acuerdo.

En la segunda hubo opiniones mas dispares. Algunos decían que sí, pero dasarraigada, que no convivne pero que mas allá de los vinculos rotos sigue siendo la familia. Frente a esto, una compañera se preguntaba: ¿de qué me sirve la familia si me deja tirado?.

Otros opinaban que no, que está en la calle, sola.

Otros decían que precisamente los pibes de la ranchada son su familia.

Entonces analizábamos que a veces uno no puede o le cuesta aceptar otra idea de familia, y que aparecen todos los prejuicios, y los choques generacionales, culturales, de clase, etc.

Entonces, decíamos que mas que hablar de “familias” vamos a tomar el planteo de Ricardo Cicerchia, de utilizar el concepto de “formas familiares”. De ahí el texto a leer es:

Cicerchia, Ricardo, “Alianzas, redes y estrategias. El encanto y la crisis de las formas familiares”. NOMADAS, 11,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: